Jueves, Noviembre 15, 2018

Señor Director:

Ad Portas de la discusión sobre las modificaciones de la Ley de Fármacos II, es necesario reflexionar sobre la necesidad latente de contar con mayores alternativas de calidad y accesibilidad en materias de salud para todos los chilenos. Si bien, la llegada de los bioequivalentes y genéricos cumplieron en parte con el espíritu de la ley de fármacos I, no solucionaron del todo el problema de acceso que hay en Chile. Sigue existiendo una tremenda necesidad de accesibilidad a tratamientos de calidad para todos los chilenos.

Según datos de Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) aproximadamente el 6,3% del gasto mensual de los hogares corresponde a salud, siendo los medicamentos el ítem que representa el mayor desembolso (29%) seguido de las consultas médicas, gasto en salud dental y por último, servicios hospitalarios.

La salud sigue siendo un gran desafío y que no basta sólo con construir hospitales o tener más especialistas por área. La educación de la población y el poder entregarles una mayor cantidad de opciones donde elegir son un factor clave para satisfacer el aumento en la demanda de medicamentos, la cual será cada vez más evidente en una población que avanza en tierra derecha hacia una tercera y cuarta edad masiva. Mayor competitividad y más bioequivalentes a disposición en todo tipo de farmacias son, entre otras cosas, lo que esperamos que haya en un futuro cercano y con esto ayudar a disminuir el gasto de bolsillo en salud de los Chilenos. No sólo es importante defender el derecho a la vida sino también el derecho a sanarnos.

Christian Rodríguez, gerente general de Laboratorio Synthon Chile

Fuente: www.elmostrador.cl