Jueves, Noviembre 15, 2018

La Asociación de Proveedores de la Industria de la Salud (APIS), que reúne a las empresas que venden productos a los hospitales, amenazó con que la tramitación de la Ley de Fármacos II -que se encuentra en segundo trámite en la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados- podría provocar un desabastecimiento de los elementos que producen y un “colapso en el sistema hospitalario”.

Lo anterior, porque la iniciativa establece un sistema de certificación de calidad para todos los dispositivos médicos y propone un plazo de 12 meses para la acreditación.

Entre ellos se incluye el bisturí, vendas, pinzas, prótesis, válvulas cardíacas, hasta equipos como escaners, resonadores magnéticos y tomógrafos.

Un cambio radical en la normativa considerando que actualmente la legislación obliga el testeo de 3 elementos: guantes de látex, preservativos y jeringas.

Según reclaman ante El Mercurio, de acogerse la medida es poco probable que se concrete la certificación en el plazo de 12 meses, ya que de acuerdo a sus estimaciones tardaría 5 años para los 200 mil productos de dicho mercado.

Asimismo, advierten que los precios de los productos aumentarán en promedio un 7% a raíz del aumento de los costos del proceso.



Jaime Burrows, subsecretario de Salud Pública cuando dicha regulación fue incorporada bajo la administración Bachelet, desdramatizó la situación y recalcó que -si es que se aprueba dicha propuesta- posteriormente se tendrá que crear un reglamento que especifique cuales dispositivos serán incorporados: alrededor de 2.000 productos, estimó.

En tanto, el presidente de la instancia parlamentaria en la que este martes se votará la Ley de Fármacos II, Juan Luis Castro (PS), explicó que “aún no ha habido una discusión real sobre los dispositivos médicos. Hay que abordarlo en detalle como un capitulo dentro de la Ley”, recalcó.

Fuente: www.biobiochile.cl