Domingo, Enero 20, 2019

La mayor operación del año fue realizada por una compañía farmacéutica, mostrando la necesidad de la industria de ganar músculo para afrontar la creciente competencia.

Las compañías farmacéuticas y de salud cerraron adquisiciones por valor de US$ 486.470 millones en el mundo durante 2018, un 31% más que en el ejercicio anterior, situando, un año más, en niveles récord las compras de esta industria, que se mantiene como una de las más activas en operaciones.

Según datos de Dealogic, las fusiones y adquisiciones globales alcanzaron los US$ 3,88 billones en 2018, un 14% más, con las tecnológicas al frente de las compraventas (más de US$ 634.000 millones). Sin embargo, la mayor operación del año fue realizada por una compañía farmacéutica, mostrando la necesidad de la industria de ganar músculo para afrontar la creciente competencia.

Tras varias semanas de negociaciones y cinco ofertas, en primavera la japonesa Takeda lograba hacerse con la irlandesa Shire por US$ 63.000 millones. Esta adquisición, la mayor de la historia de una compañía nipona en el exterior, catapulta a Takeda al top ten del sector farmacéutico mundial. Además, permite a Takeda, que también lanzó una opa por la hispanobelga TiGenix, reforzarse en el segmento de enfermedades raras, donde Shire es uno de los grandes especialistas, y reducir su dependencia del mercado japonés, ya que la irlandesa obtiene el 60% de sus ingresos en Estados Unidos.La segunda gran operación fue la compra de Express Scripts por la aseguradora Cigna para ampliar su cartera de servicios médicos por cerca de US$ 55.000 millones.

Escenario

Los analistas prevén nuevos movimientos en un sector que quiere prepararse para la futura demanda de productos y servicios que crece debido a la mayor preocupación de la población por su salud y el aumento de la esperanza de vida, lo que hace crecer el gasto farmacéutico. Junto a ello, las compañías se posicionan ante la pérdida de patentes de fármacos superventas en áreas de potencial crecimiento (cáncer, diabetes, alzhéimer, inmunología...), tratando de acceder a medicamentos innovadores, muchos de ellos desarrollados por biotecnológicas.

Este escenario anima una industria que también teme la entrada en el mercado de Amazon, que ya actúa en EEUU, aunque lo tiene más complicado en Europa por la legislación más restrictiva de países como España. Así, Sanofi ha gastado más de US$ 16.000 millones para entrar en Ablynx (trastornos hematológicos) y en Bioverativ (la biotech que agrupó el negocio de hemofilia de Biogen). Novartis, que vendió su parte del negocio de consumo a GSK y algunos activos de Sandoz en EEUU a la india Aurobindo, adquirió AveXis (terapias génicas para tratar enfermedades raras) y Endocyte y Advanced Accelerator Applications, especialistas en oncología, invirtiendo casi US$ 15.000 millones.

Las adquisiciones de compañías que investigan tratamientos contra el cáncer protagonizan muchas de las transacciones. Celgene desembolsó US$ 16.000 millones por Juno Therapeutics e Impact Biomedicines;Lilly se hizo con AurKa Pharma y con Armo Biosciences (inmunooncología); y Roche con el 100% de Foundation Medicine (FMI), especialista en diagnóstico del cáncer, por US$ 2.400 millones, y con Tusk Therapeutics, además de con Flatiron Health (equipos médicos) por US$ 1.900 millones.

MSD adquirió Viralytics (inmunoterapia oncológica), pero no se olvidó de ampliar su negocio de salud animal, donde pagó casi US$ 3.700 millones por la gala Antelliq, y GSK comenzó a ganar terreno en este área con la biotech Tesaro. Allergan, dueña de Botox, siguió haciendo compras (Bonti y Tobira Therapeutics), mientras vendió activos de dermatología en EEUU a la española Almirall por US$ 550 millones.

Fuente: www.df.cl