Sábado, Agosto 24, 2019

Después de un año de tramitación, la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados aprobó en particular y despachó a la Sala, el proyecto de ley conocido como Ley de Fármacos II.

Valparaíso, 13 de Marzo de 2019.- “Anoche quisimos hacer un punto político en la Comisión, que era un tema central, uno de los compromisos de campaña del presidente Piñera, que tiene que ver con regular el precio de los medicamentos. Ingresamos una indicación donde se estableciera algún mecanismo claro desde el Ministerio de Salud, para regular y fijar los precios de los medicamentos”, explicó el diputado del PPD, Ricardo Celis, miembro de la Comisión de Salud.

Sin embargo -añadió el parlamentario- “el Ejecutivo se opuso a ello, no le otorgó su patrocinio, por lo que fue declarado inadmisible. Ahí está la gran contradicción del gobierno en esta materia, toda vez que cuando se hace el compromiso de disminuir el gasto de bolsillo de las personas y favorecer a adultos mayores por la compra de medicamentos más baratos, el gobierno se opone al punto central que es fijar el precio. A pesar de eso, posteriormente presentamos una nueva indicación que sí fue aprobada, que tenía por objetivo establecer un Decreto Supremo para la regulación de precios de los productos farmacéuticos, donde los diputados de Chile Vamos anunciaron hacer reserva de constitucionalidad”.

“También a lo largo de la tramitación de esta iniciativa se aprobaron aspectos positivos que es bueno destacar. En primer lugar, logramos que la receta se haga por el nombre genérico del medicamento, es decir, el nombre común internacional. Además, resaltamos que en la caja de los medicamentos predomine el nombre genérico, no el de fantasía; y que exista un observatorio de precio de los medicamentos, que quedará fijado en la ley”, aseguró el legislador.

Por otro lado, Ricardo Celis destacó que en la tramitación de esta iniciativa se rechazara “una aspiración del gobierno para que los medicamentos de bajo precio se vendieran en góndolas en el retail, como supermercados o bencineras. Creemos que aquí hay que proteger al usuario, lo que significa evitar la automedicación, ya que existe la posibilidad de complicaciones secundarias si la gente comienza a consumir medicamentos que están a libre disposición, como si fueran dulces. Nos opusimos a eso porque aquí no queremos favorecer al retail o a los supermercados, nosotros lo que establecemos es un principio sanitario y no comercial para los medicamentos.

Fuente: http://radioallen.cl