Viernes, Abril 23, 2021

SEÑOR DIRECTOR
La semana pasada, la comisión mixta de Fármacos II tomó la decisión de continuar su trabajo en marzo. La razón, dar al Ejecutivo el tiempo suficiente para trabajar una propuesta de regulación de precios de los medicamentos.

Cabe señalar, que es una materia en la cual ya hay avances con estrategias prometedoras: la primera empoderar a la Cenabast para aglutinar demanda y de esta forma licitar mayores volúmenes de productos, para luego ser dispensados por las farmacias independientes y con posterioridad las de cadena con precio regulado. Y, en segundo lugar: los convenios que Fonasa ha realizado con farmacias para otorgar mejores precios a sus afiliados. Ambas políticas públicas tienen la ventaja de ser medibles en el corto plazo y por ende perfeccionables.

En la otra vereda política se insiste en que la solución está en restringir o fijar los precios máximos de laboratorios y farmacias. Sin embargo, el costo de equivocarse en el precio de equilibrio puede ser fatal para el abastecimiento de medicamentos en nuestro país, razón por la cual en el Ejecutivo tienden a proponer iniciativas de transparencia que limiten las asimetrías de información y disciplinen a los actores del mercado.

Es importante reconocer que entre el retorno a la democracia y el Covid-19 no existió siquiera el espacio para hablar de regular precios de productos. Hoy en salud es un límite ya superado, lo deseable por el bien de los chilenos es que la decisión que deba tomar el Legislativo esté basada en experiencia comparada entre países y evaluación del impacto de la misma.

Victoria Beaumont Hewitt
Directora Ejecutiva
Fundación Politopedia

Fuente: www.latercera.com