Martes, Diciembre 07, 2021

SEÑOR DIRECTOR

El Ejecutivo ingresó una propuesta a Comisión Mixta para resolver las discrepancias que surgieron en torno a Ley de Fármacos II. El documento, en general, incluye varias indicaciones que van en línea con lo que siempre hemos mencionado: el medicamento debe ser tratado como un bien esencial y no como un producto más de consumo.

En la propuesta está la prohibición de incentivos en la cadena de distribución, donde se incluye cualquier tipo de pago retroactivo, transferencia o reembolsos; desde los productores o importadores de medicamentos a los distribuidores y establecimientos de expendio de los productos farmacéuticos. Otro aporte, es el establecimiento de un Observatorio de precios de medicamentos para fomentar la competencia en todos los niveles de mercado y el acceso oportuno y universal de los medicamentos.

No obstante, lo propuesto en fijación de precios máximos a ciertos fármacos es contradictorio con la importancia de fortalecer la innovación y libre competencia en los medicamentos. Porque más allá de la experiencia negativa que han tenido otros países, donde se han regulado los precios y finalmente terminan siendo más altos, en Chile la prioridad no debieran ser solo los precios -que en algunos tipos de productos pueden ser elevados-, sino la búsqueda de un mercado homogéneo en calidad y eficacia de medicamentos, que logren entregar seguridad en su uso a los pacientes, algo que acá no ocurre debido a la falta de fiscalización suficiente por parte de las autoridades competentes. En nuestro país, según la Fiscalía Nacional Económica, aún existe más de un 70% de fármacos que no tiene estudios de bioequivalencia y bajo ese escenario es imposible implementar una intercambiabilidad segura y eficaz de medicamentos, como sí sucede en Estados Unidos y Europa.

Fuente: www.latercera.com