Lunes, Septiembre 21, 2020

Estimado Presidente:
Previo a exponer el tema que me ocupa, quiero hacerle presente, que me inspira un profundo ideal cristiano y respondiendo a él, consciente por tanto que este mundo es obra y creación de nuestro padre celestial y que los derechos humanos dentro de este contexto deben ser consecuente con sus mandamientos y enseñanzas, en aras de hacer este mundo más justo, que realmente ofrezca igualdad de oportunidades y, además, brinde una sana competencia de desarrollo humano y respondiendo al llamado de nuestro ya, Santo Padre, Juan Pablo II , quien exhortando al mundo señaló: "Cristiano si tienes que hacer algo por el mundo Hazlo" y de nuestro actual Papa Francisco, "no temas ser cristiano", pero en especial y principalmente de nuestro Padre Jesús "nada se te hubiese conferido si el de arriba no lo hubiese concedido", paso a desarrollar las materias de la referencia.

Descargar la carta completa